Planta de Sedaloreto al borde del colapso

 
Ante la falta de agua, la justificación perfecta de Sedaloreto es la vaciante de los ríos. El bajo nivel del Nanay imposibilita una adecuada captación que afecta la posterior distribución, explican. Pero este argumento caería por sí solo de la misma manera que la planta de agua está a punto de colapsar. 
 
Ante la falta de agua, la justificación perfecta de Sedaloreto es la vaciante de los ríos. El bajo nivel del Nanay imposibilita una adecuada captación que afecta la posterior distribución, explican. Pero este argumento caería por sí solo de la misma manera que la planta de agua está a punto de colapsar.
 

En octubre del 2014, Sedaloreto recibió de mano de los consultores David Panduro y Luis Adrianzén tres perfiles de proyectos a nivel de idea, para el mejoramiento de la planta de captación, mejoramiento de la infraestructura de producción y tratamiento, y mejoramiento de las redes de distribución. La información plasmada por ambos consultores da cuenta del calamitoso estado de la empresa, con infraestructura a punto de colapsar, reservorios colapsados, con fisuras y líneas con enormes filtraciones de agua.
 
Sobre el sistema de captación de agua del Nanay, el documento pone en manifiesto que la infraestructura de los puntos de captación a orillas del río, Caisson N° 1 y N° 2, se encuentran deteriorados por la antigüedad que tienen: La captación de agua cruda no justifica su operatividad, más bien se tiene riesgo de colapso. Describe el informe, que luego detalla el estado de la plataforma alterna de captación de Sedaloreto, cuya estructura es inadecuado para el proceso de captación, dificultando el abastecimiento de agua.
 
El mismo informe acusa a la empresa de no dar el mantenimiento debido a los Caisson, lo que aceleró sus deterioros hasta convertirlas en infraestructuras obsoletas que ya no pueden captar agua del río.
 
En torno a la planta de producción y tratamiento, también se señala una antigüedad en la estructura de los reservorios, lo que complica aún más el suministro de agua potable por las grandes pérdidas de agua potable dentro de la misma planta, dado que los Reservorios Apoyados de 4,000 y 4,800 m3 se encuentran con problemas de filtración, estando operativo – pero con grandes volúmenes de fuga de agua – solo uno de ellos. El otro ya colapsó hace tiempo.
 
El estudio contratado por el mismo Sedaloreto, insiste en indicar la falta de mantenimiento de toda la estructura, convirtiéndola en una planta obsoleta que no alcanza un óptimo nivel de producción.
 
Sobre las líneas de distribución, se conoció que el 57 por ciento del agua potable enviados a los domicilios, a través de los tanques “R”, se pierde en el camino. Sin contar que desde el punto de captación a la planta de tratamiento se pierde el 2.5 por ciento de agua, sin contar las altas filtraciones descritas en los reservorios de la misma planta. Estas graves fugas de agua fue reconocida por el jefe de departamento de Producción de Sedaloreto, Carlos Ruiz, quien señaló que los proyectos elaborados buscan solucionar los problemas. 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *