Siete de cada diez son casos de violencia familiar en Punchana

La decisión adoptada por la señora Teolinda Inuma Bancho, de no formalizar la denuncia policial por la agresión salvaje sufrida a manos de su conviviente Pedro Reyna Laychi, quien le desfiguró el rostro a golpes y le dejo el cuerpo con moretones producto de puñetes y patadas. Y pese a la insistencia de los efectivos policiales y serenos para que cumpla con su derecho a ser protegida por la Ley, solo atino a pedir, que le den medicinas para curarse y que le devuelvan su celular. 

 

La decisión adoptada por la señora Teolinda Inuma Bancho, de no formalizar la denuncia policial por la agresión salvaje sufrida a manos de su conviviente Pedro Reyna Laychi, quien le desfiguró el rostro a golpes y le dejo el cuerpo con moretones producto de puñetes y patadas. Y pese a la insistencia de los efectivos policiales y serenos para que cumpla con su derecho a ser protegida por la Ley, solo atino a pedir, que le den medicinas para curarse y que le devuelvan su celular. 

Esta mujer que ayer lloraba y pedía justicia, finalmente no quiso “perjudicar” al padre de sus hijos y se retiró de la comisaría de Punchana sin realizar ninguna acción contra su agresor. 

Ante esta situación la abogada, Dorka Oliveira, jefa de la Demuna del distrito, señaló que lo que hace falta es insistir y redoblar esfuerzos para el apoyo biológico a las víctimas de violencia. “La autoestima es muy baja en estas personas por eso hay mucho por hacer, debemos acercarnos a los lugares donde viven y realizar campañas de sensibilización y orientación constante”, indicó. 

Por su parte un efectivo del serenazgo del sector afirmó que reciben permanente capacitación sobre violencia familiar, pues son muchos los casos que se registran. “Del total de nuestras intervenciones un 60 a 70 por ciento son casos de violencia familiar”. Señaló.

“Sin embargo  cuando acudimos en ayuda de la víctima le llevamos para que le atiendan si necesita de un médico y a la comisaria, pero es ahí cuando desisten, no quieren denunciar a su agresor. Ahí nosotros los serenos y los mismos policías, pese a las recomendaciones, no podemos ya hacer nada”. Finalizó.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *