Se fue a prisión

 

El alcohol le cobró su libertad. Entre lágrimas y cabizbajo el empresario, Víctor Serrubio Huancho, escuchó la lectura de su sentencia a 4 años y dos meses de prisión efectiva y pagar una reparación civil de 100 mil soles a la familia del occiso José Arlenson Ramos Ocampo, además del pago de 500 soles por cada uno de los tres menores hijos de la víctima hasta que cumplan la mayoría de edad.

 

 

El alcohol le cobró su libertad. Entre lágrimas y cabizbajo el empresario, Víctor Serrubio Huancho, escuchó la lectura de su sentencia a 4 años y dos meses de prisión efectiva y pagar una reparación civil de 100 mil soles a la familia del occiso José Arlenson Ramos Ocampo, además del pago de 500 soles por cada uno de los tres menores hijos de la víctima hasta que cumplan la mayoría de edad.

 

 

Hasta el Poder Judicial llegaron familiares del fallecido y del empresario, quienes entraron a la Sala de Audiencia del Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria para conocer la decisión final de la jueza.

 

 

Ambas partes al conocer la sentencia rompieron en llanto, los deudos lloraron porque sienten que se hizo justicia y en cambio los amigos y familiares del empresario rompieron en llanto porque Víctor Serrubio perdía su libertad. “Nos sentimos tranquilos porque se hizo justicia aunque el dolor que tenemos y la rabia que sentimos no va hacer que me devuelvan a mi hijo, era un gran padre y sobre todo un hombre luchador que amaba a su familia”, manifestó Carmen Ocampo, madre del difunto.

 

 

Como se recuerda este último lunes a la 01:30 de la tarde dejó de existir José Arlenson Ramirez Ocampo (36), quien desde la noche del sábado luchó para ganarle la batalla a la muerte, sin embargo las graves lesiones en la cabeza y otras partes del cuerpo extinguieron las mínimas posibilidades que tenía de vivir.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *